Informe OCDE revela inéditos índices que perfilan segregación de las ciudades chilenas

7 marzo, 2013

El primer informe de la política nacional urbana -elaborado durante dos años y con la visita de tres misiones de expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)- arrojó reveladores índices sobre desigualdad en las 26 principales ciudades del país, en ámbitos como la vivienda, la pobreza, la densidad habitacional y el acceso a áreas verdes.

Precisamente, esos antecedentes estadísticos son los que utilizó la organización para establecer su diagnóstico y elaborar propuestas de políticas públicas para equilibrar la balanza.

“Gran parte del diagnóstico es concordante con la política de desarrollo urbano que elaboramos y se enfoca en políticas de integración social. Hay coincidencia en que las ciudades chilenas viven un profundo nivel de segregación”, afirma José Ramón Ugarte, urbanista y asesor del Ministerio de Vivienda.

Entre los antecedentes, la OCDE destaca el alto grado de urbanización en Chile: el 89% de la población vive en ciudades. El proceso no se detiene, y se proyecta que para 2025, el 91% de los chilenos resida en una urbe. Pero el mismo fenómeno, a la vez, revela un problema: en el mismo país que ha logrado reducir su vulnerabilidad, la pobreza urbana experimenta una expansión preocupante en 20 de las 26 principales ciudades chilenas. “Crece en aquellas áreas que típicamente mostraban bajos niveles en el pasado y la declina en las zonas que tenían registros peores en el pasado (…). Esto puede deberse a patrones de migración doméstica”, señala el documento.

Linares aparece como la ciudad con el mayor nivel de pobreza urbana: supera el 27% de población que vive en esa situación. Le siguen Ovalle y Temuco. Por el contrario, Antofagasta, Punta Arenas y Calama muestran los menores índices (menos de 10%).

Pero la ciudad que más crece en pobreza urbana es Curicó: sobre 110% de aumento. La que más reduce su población urbana vulnerable es Arica (cerca de -40%).

El informe de la OCDE también aborda aspectos demográficos: muestra al Gran Valparaíso como la metrópoli chilena que más crece en población: de las 95 analizadas, aparece en el puesto 27°. Le siguen Santiago (40°) y Gran Concepción (55°).

Pero si en el análisis se incluye el crecimiento de las ciudades medias, lideran Puerto Montt, Coquimbo-La Serena y Copiapó. Esto muestra que son las urbes intermedias las que concentran el mayor aumento general.

En densidad, es La Calera la líder, con más de 800 habitantes por kilómetro cuadrado. Le siguen Valparaíso (más de 600 hab/km {+2} ) y Santiago (580 hab/km {+2} ). Las menos densas son Punta Arenas, Calama y Copiapó: las tres con menos de 10 habitantes por km {+2} .

Si se trata de viviendas, San Antonio encabeza la lista: tiene 400 inmuebles por cada 1.000 habitantes. La que menos tiene es Antofagasta, con 250 por cada 1.000 personas. El proceso de crecimiento en viviendas lo lidera Melipilla, con un 30% de aumento. En propiedades sociales es Curicó la que encabeza, con cerca de 40% de viviendas sociales por cada 1.000 habitantes.

Para el urbanista de la UC Luis Fuentes, las cifras confirman que los cambios se dan principalmente en ciudades medias: “En ellas se está concentrando población, y con ello se están dando los fenómenos que muestra el informe. Los problemas no solo se resuelven con políticas de vivienda social. También requieren un mercado del trabajo, igualar la distribución de poder entre municipios, localizar las externalidades negativas y otros temas”.

Fuente: El Mercurio