Galardón Pritzker reconoce a China al premiar a Wang Shu

28 febrero, 2012

El arquitecto chino Wang Shu (48), fue galardonado ayer con el premio Pritzker, considerado el Nobel de la Arquitectura, a raíz de su “capacidad para superar el dilema entre tradición y modernidad respetando el medioambiente y dotando a su obra de un peso filosófico”.

“Ha construido una obra atemporal, profundamente arraigada en su contexto y pese a ello universal”, señaló el chileno Alejandro Aravena, miembro del jurado desde el 2009, quien también rescata su trabajo con materiales reciclados. Un sello de sus construcciones.

Wang Shu, nacido en 1963 en Urumqi, región de Xinjiang, sólo ha trabajado dentro de China y ha desarrollado la mayor parte de su obra en Hangzhou, donde dirige desde 1997 el Estudio de Arquitectura Amateur. Es otro de los motivos del jurado, para premiarlo: “Demuestra que la arquitectura en China es más que una producción en masa impulsada por un mercado banal”, dijo el jurado Yung Ho Chang.

El 2006, Wang Shu fue el responsable del pabellón que representó a China en la Bienal de Venecia. Además ha mostrado su trabajo en el Centre Pompidou, de París. Sus obras más reconocidas son la Biblioteca del Colegio Wenzheng, en la Universidad de Suzhou; y el Campus Xiangshan, de Bellas Artes de Hangzhou (en la foto), donde ocupó dos millones de tejas provenientes de demoliciones. Otro de sus trabajos es el Museo de Historia de la ciudad de Ningbo. Este último, es para Aravena “de una potencia que merece sin duda alguna ser llamada una obra maestra”.

En su declaración, el jurado también insiste en el significado de la nacionalidad de Wang Shu: “El éxito del urbanismo chino en las próximas décadas será importante, no ya para China, sino para el mundo entero”.

El premio, dotado de 100 mil dólares y una medalla de bronce con una inscripción latina se entrega cada año en diferentes ciudades, y por primera vez, en esta ocasión, la ceremonia se trasladará el 25 de mayo a Pekín.

Entregado desde 1979, el galardón se lo adjudicó el año pasado el portugués Eduardo Souto de Moura. Otros reconocidos han sido el brasileño Oscar Niemeyer; el francés Jean Nouvel, los británicos Norman Foster y Richard Roger. Mientras, que en 1983, lo recibió Ieoh Ming Pei, estadounidense, de origen chino.

Acerca del premio, Wang Shu dijo que “ha sido una enorme sorpresa. Me siento tremendamente honrado. Y es una prueba de que el trabajo duro y la perseverancia conducen a resultados positivos”, señaló a los organizadores.

Por Agencia