Factores a considerar para una decisión informada

30 abril, 2015

Se trata de una inversión importante y a mediano o largo plazo. Por eso, para elegir un proyecto se deben considerar elementos presentes y futuros, relacionándolos con las necesidades propias del comprador o el grupo familiar.

Son diversos los factores que se conjugan al momento de elegir una propiedad, entre los que se cuentan sector conectividad, planificación, estabilidad y equipamiento, entre otros.

En el caso de comprarla con fines habitacionales, una buena opción favorecerá la calidad de vida de la familia, como espacio físico donde se emplace el hogar lugar destinado al descanso, recreación y compartir con familiares y amigos En tanto si se trata de un proyecto para arrendar, una buena elección permitirá rentabilizar la inversión.

Según Pablo Larraín, vicepresidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), uno de los puntos de partida en la búsqueda de la vivienda es el barrio.

Cada núcleo es distinto y su preferencia depende exclusivamente de lo que busque el usuario. Por ejemplo, los jóvenes preferirán sectores centrales y de fácil desplazamiento: mientras que una familia más grande preponderará espacios y tranquilidad. “Hay que constatar los servicios que el barrio ofrece, como las plazas y áreas verdes, servicios de seguridad ciudadana, vías de conexión que faciliten el transporte o que haya colegios cerca. Son elementos que entregan valor y calidad de vida a un barrio”.

La ubicación está intrínsecamente relacionada con la calidad de vida, ya que no es lo mismo desplazarse por horas para llegar al trabajo que poder ir caminando o en bicicleta, sumando tiempo libre y de valor.

En el caso de la seguridad, si bien es importante el sector, también se puede apoyar con las medidas propias con que cuente el proyecto, como sistemas certificados, alarmas, control de entrada. etc.

Valor de la vivienda

Tanto para quienes compran para vivir como para invertir, la plusvalía es un aspecto relevante para adquirir un proyecto inmobiliario, pues son diversos los elementos que pueden afectada a favor o en contra.

La estabilidad del entorno y su potencial de mejoramiento en el tiempo son determinantes. explica el arquitecto No sólo se trata de lo que se puede apreciar hoy, sino también de una evolución acertada que mantenga las buenas condiciones por las que se eligió el barrio y agregue otras. El deterioro urbano por una mala planificación o la regulación existente afectará el valor de la vivienda, mientras que otros elementos la potenciarán. La llegada del metro es un buen ejemplo de valores elevados en tomo a las nuevas estaciones

También se pueden presentar factores negativos para la calidad de vida de quienes vivan en el lugar, lo que afectará el valor de la propiedad, como cuando el barrio adquiere un cariz distinto al que tenia cuando se eligió o se emplazan construcciones resistidas por la comunidad.

Al interior del proyecto

Luego de despejadas las variables del sector, se debe analizar un proyecto que cuente con diseño calidad en la obra y uso apropiado de los materiales.

Segun comenta Pablo Larrain, es fundamental contar con la seguridad de saber quién está detrás del proyecto, con trayectoria y seriedad.

“La relación con la inmobiliaria tiene que ser transparente y de confianza ya que el proceso de postventa puede ser muy largo. Por ley, el tiempo de garantiapor la venta de una propiedad en la parte estructural es de 10 años y en el caso de las terminaciones, cinco, por lo que el cliente dispone de ese tiempo para presentar quejas o arreglar fallas que pudiese presentar el inmueble’

En tanto, es recomendable solicitar el manual de derechos y obligaciones del proyecto. Su entrega no sólo da cuenta de la seriedad del proyecto y la inmobiliaria, sino que también permite al comprador contar con antecedentes claros en el caso de que necesite algún servicio de postventa.

Comunas valoradas

Según un estudio elaborado por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción, una de las cuatro mejores comunas para vivir en Santiago son Vitacura, Las Condes. Providencia y Lo Barnechea.

En tanto, la investigación también da cuenta de los sectores, donde el metro cuadrado es más costoso, como el barrio El Golf e Isidora Goyenechea, uno de los más elevados en la capital Esta zona concentra los edificios comerciales más importantes de la ciudad, además de contar con zonas residenciales exclusivas que presentan valores que se inician rondando las 10.000 UF.

Por otro lado, Maipú es una de las comunas que han registrado una de las mayores valorizaciones en los precios de las viviendas en los últimos años, como consecuencia de una mejora es la conectividad por la extensión de la Linea 5 del Metro y la construcción de Vespucio Oriente.

Lee la nota publicada en La Tercera.