Expansión de Santiago

17 mayo, 2013

Luego de un estudio de la CChC, que prevé que sólo en Santiago se necesitarán 650 mil viviendas anuales para el año 2025 y que además éstas subirán un 118% en su valor, está claro que hay un problema en la capital. Hace mucho tiempo viene circulando la afirmación de que Santiago se está quedando sin suelo urbano para la construcción, lo que genera que el principal recurso esté subiendo cada vez más su precio transable conforme la mayor escasez, lo que genera alza en las viviendas. Con el déficit de suelo más la creciente demanda de inmuebles, se verán reducidas las áreas verdes, zonas que influyen positivamente en la población. Sumando otra arista, este crecimiento pondría en jaque a un sistema de transporte que no da abasto en la actualidad a pesar de los esfuerzos de las autoridades y de los privados. El sólo hecho de pensar que este crecimiento seguiría siendo por densificación, lo más lógico es que sea en torno a las estaciones del Metro y dentro del anillo Américo Vespucio, tal como ha ocurrido en la última década. Si esto ocurre, ¿será este último capaz de acoger esta demanda? Si la tendencia de este crecimiento se mantiene y se hace hacia las zonas de expansión urbana fuera del anillo, se generará un crecimiento en el mercado automotor, lo que se traduce no sólo en mayores atochamientos, sino también en los niveles de contaminación ambiental y acústica. Necesitamos un plan regulador que tenga en cuenta los efectos que tendrá sobre las personas, el medio ambiente y las empresas; que valore el espacio y vida familiar, y que aproveche la infraestructura mejorando su eficiencia, pues de ello dependerá el desarrollo y calidad de vida en la capital.

Marcelo Lucero Escuela de Construcción y Obras Civiles AIEP

Fuente: Pulso