Enrique Browne presenta su más reciente obra “Borges y Neruda, arquitectos”

22 septiembre, 2014

IMG_0262 Como un punto de encuentro entre reflexión e investigación arquitectónica se define la nueva  obra del connotado arquitecto chileno Enrique Browne “Borges y Neruda, arquitectos”, proyecto  acogido a la Ley de Donación Cultural, por medio de la Fundación IDDEA.

En ella, el autor realiza un ejercicio de introspección, relacionando a la especialidad con las  palabras, en ensayos que cruzan su mirada profesional con miradas y vivencias personales.

Para  Browne, Borges y Neruda, como arquitectos, pueden representar visiones contrapuestas en  la relectura de su obra: “Borges hizo arquitectura mental, creó una Biblioteca de Babel, con tal  grado de detalles, que es posible de dibujar.

A Neruda, lo veo más como un constructor, muy  involucrado en los detalles, casi al punto de ser  un arquitecto táctil. Los escritos del primero son  muy intelectuales, mientras que los del  segundo, de sensaciones vívidas”, sostiene.

Sin embargo, si no fuera por sus diferencias políticas  tan drásticas, podrían ser hermanables,  opina el autor: “Nacieron con un año de diferencia, en  países vecinos, ambos forman parte de la  literatura universal. Se conocieron y admiraron sus  méritos profesionales”.

Reflexiones actuales

Por su lenguaje cercano y sugerente, el libro, desarrollado al alero del Comité de Publicaciones de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), permite acercar temáticas contemporáneas de arquitectura y urbanismo a la opinión pública. “Escribo de una manera fácil de comprender, no críptica, e intento relacionar la arquitectura con otras disciplinas, como las artes plásticas o la poesía”, sostiene el autor.

La obra de Enrique Browne reúne siete escritos de meditaciones arquitectónicas, donde además de “Borges y Neruda, arquitectos”, se cuentan “las más bellas plantas”, “arte y ternura en la arquitectura”, “divagando en el auto” y “la arquitectura icónica de los ‘60”, entre otras.

Sobre su interés en la década de los sesenta, declara: “son los años en que mueren los grandes maestros de la arquitectura moderna, como Le Corbusier, lo que produjo desazón, pero también una cierta sensación de libertad.

Parten quienes, de alguna forma, eran los guardianes de este período y nace una oportunidad de abrir los horizontes y crear nuevos referentes. Para mí, el mayor cambio que se produjo fue el acercamiento entre el espíritu de la época y el del lugar”.

Según sostiene, la obra de James Stirling cruza una arquitectura muy de esos años con un sello inglés, lo mismo que sucede con el trabajo de Kenzō Tange en Japón. “Hubo una serie de obras que aparecieron como muy nuevas en el lenguaje y la expresión, un signo de esperanza que se abortó con el postmodernismo, que arrasó con estos aires y lo llevó a un sentido muy banal y poco fecundo”, comenta el arquitecto.

Enrique Browne, Premio Nacional de Arquitectura 2010, Medalla de Oro AOA 2009, acaba de ser galardonado con el primer lugar de la Categoría Obra Construida, escala arquitectónica, en la Primera Bienal Latinoamericana de Arquitectura de Paisaje 2014.

A lo largo de su trayectoria, ha obtenido 35 premios y 30 menciones de honor en concursos y bienales de la especialidad.

“Borges y Neruda, arquitectos”, de Enrique Browne, puede ser adquirido en Espacio AOA, Feria Chilena del Libro, Librería Mil Aires y Librería de Lo Contador.