En junio se inician obras de la primera playa artificial en lago Villarrica

5 abril, 2013

Aunque la costanera de 1,7 km -entregada en 2009 y reparada un año después luego del último terremoto- abrió espacios de recreación junto al lago Villarrica, en la zona cordillerana de La Araucanía, a la ciudad le faltaba una playa acorde con las exigencias del turismo que recibe.

Un proyecto pendiente que comenzará a tomar forma a partir de junio próximo, cuando se inicien las obras de Playa Pucará, que será la primera de tipo artificial en el lago Villarrica.

Con una inversión de $3.500 millones, la playa tendrá una extensión de 402 metros y contará con zonas de juegos, lugares para embarcaciones menores y sitios destinados a locales comerciales.

“Playa Pucará será la primera playa artificial en un lago y con la cual queremos consolidar el potencial turístico de Villarrica”, destacó el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios.

El proyecto está adjudicado y su implementación tomará 540 días. “Partiremos las obras en junio. La idea es que para el verano de 2015 exista una playa en Villarrica”, añadió.

El alcalde Pablo Astete calificó la iniciativa como “un importante salto” para el desarrollo del turismo en la zona, que podrá ofrecer una playa alternativa a unos 30 km de Pucón.

En la temporada de verano, La Araucanía recibe casi 300 mil turistas. Este año, Pucón y Villarrica cerraron febrero con un 96,4% de ocupación en alojamientos turísticos, encabezando el ranking de este tipo en el país.

Para el edil, las cifras son fruto de las actividades de difusión y promoción de atractivos como el lago Villarrica y su nueva costanera, el ascenso en el parque nacional del mismo nombre y la gran cantidad de centros turísticos termales que existen en la cordillera, entre otros.

“Tenemos una oferta turística muy interesante en cultura, deporte aventura y muchos otros ámbitos. Pero la situación de playa era un requerimiento de la población y de los visitantes desde hacía mucho tiempo”, dijo.

Para la habilitación de esta playa se emplearán en su relleno más de 40 mil metros cúbicos de arena. Si bien allí existe algo de ese mineral, predominan la arcilla, el fango y la vegetación. De ahí proviene su nombre mapuche: Mallolafquén, que significa “lago arcilloso”.

El diseño, explican las autoridades, está concebido para evitar la pérdida de arena en invierno, ya que por efecto de las lluvias y el fuerte viento puelche tradicional de la zona, las aguas suben varios metros.

Astete añadió que la idea es que la construcción se desarrolle por tramos para así evitar que durante el próximo verano se cierre por completo el acceso al lago.

Por tanto, los trabajos comenzarán en el sector Pucará para luego avanzar hacia la playa vecina, conocida como El Pescadito. Poco antes se levantará el denominado “Parque Lacustre”, donde se proyecta habilitar locales comerciales e infraestructura para deportes náuticos, los cuales serán concesionados por la municipalidad.

Rubén Esparza, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Villarrica, subrayó que con este proyecto el balneario avanza para consolidarse como uno de los destinos turísticos más relevantes de Chile.

“Lo importante es sumarnos y participar en estas iniciativas (…) Tal vez no vamos a tener mucha participación técnica, pero sí podemos aportar en otras áreas para que este sea un lugar que se adapte a las necesidades del turismo”, expresó Esparza.

Fuente: El Mercurio