El modelo internacional que impulsa el desarrollo de Antofagasta

11 marzo, 2013

“Cuando llegué hace más de diez años, Antofagasta era mucho más pueblo, había solo un cine, una cadena de supermercados y no mucho más. Ahora hay de todo, malls , tiendas, mucha más gente y cada vez más casas”, explica Loreto Montes, sobre el cambio que ha experimentado la Región de Antofagasta, tras el boom minero de los últimos 10 años.

Pero este crecimiento que se ha producido en construcción, población y servicios va en aumento. Según las cifras de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), durante el periodo de 2011-2018 se materializará una inversión minera de US$ 70 mil millones en el país, de los cuales cerca de US$ 26.300 millones se realizarán en la Región de Antofagasta, lo que ha llevado a la creación de proyectos que permitan tener una mejor calidad de vida en la región.

Es por eso que la creación del Plan Creo Antofagasta en la región, que comenzó este año, pretende establecer un “desarrollo estratégico con base en Antofagasta, con el objetivo de mejorar sustantivamente la calidad de vida de la ciudad, los servicios urbanos, el espacio público y la infraestructura para que se parezca más a una ciudad desarrollada, que es lo que debiera ser Antofagasta”, explica Alejandro Gutiérrez, secretario ejecutivo de Creo.

La iniciativa público-privada se inició a raíz de la inversiones que se realizarán en los próximos años en la región, que según Gutiérrez significará “una mayor demanda por vivienda, infraestructura y servicios, por lo que la idea es utilizar esa energía y esa demanda para hacer una ciudad más moderna, que sea atractiva del punto calidad de vida y que la gente quiera venirse a vivir acá no solamente porque hay empleo, sino porque es una de las mejores ciudades de Chile”.

En la etapa inicial del plan, que es donde se encuentra actualmente, se va a trabajar hasta septiembre de 2014, y consiste en la definición de problemas y oportunidades de la ciudad. De ahí en adelante, se comenzarán a implementar proyectos desde el punto de vista de construcción.

A su vez, existen otro tipo de iniciativas, como el Observatorio Regional de Desarrollo Sustentable de Antofagasta, dependiente de la Universidad Católica del Norte, que se encuentran estudiando y elaborando indicadores sobre calidad de vida y bienestar en la región, de manera de proveer de información estratégica sobre tendencias y proyecciones de desarrollo sustentable.

Borde Costero

Pero Antofagasta no es la única que ha querido mejorar su calidad de vida. Las ciudades canadienses como Regina, Hamilton y Sudbury (ver recuadro) también han tenido un cambio importante en su estilo de vida de la mano de Canadian Urban Institute. Es por eso que Ed Cornies, experto del Instituto, visitó la ciudad de Antofagasta para aconsejar al Plan Creo y mostrar la experiencia en proyectos similares.

En cuanto a las observaciones de la situación en Chile, Cornies señaló que “los sectores público y privado tienen que trabajar en conjunto, de manera que desarrollen planes juntos y puedan obtener los fondos necesarios para implementarlos”.

A su vez, llegaron a la conclusión que, por ejemplo, el frente costero de Antofagasta es uno de los bienes naturales y económicos más importantes que tiene, pero que al igual que otros países, el desarrollo de este potencial está obstaculizado por legislaciones y políticas públicas que hay que mejorar.

Es justamente este espacio el que Plan Creo pretende dar una especial importancia. “Queremos activar y usar el borde costero que ha empezado a utilizarse en los últimos 10 años. Existen tres playas artificiales, hay partes que tienen costanera, pero falta mucho. Antofagasta cuenta con 22 kilómetros de borde costero y yo te diría que el 15 o 20% están utilizados y el resto no. La idea es activar ese borde y que sea el gran espacio público por excelencia de la ciudad”, explica Gutiérrez.

Fuente: El Mercurio