El Llano: vida de barrio y ubicación privilegiada junto a Gran Avenida

25 junio, 2015

Por su conectividad, cercanía de servicios y amplias áreas verdes es el sector que más ha concentrado la oferta inmobiliaria y el interés de familias que quieren vivir en San Miguel. También tiene identidad y una tradición que lo vincula a la historia urbana de Santiago de los siglos XIX y XX.

“San Miguel se fue desarrollando de norte a sur, con la Gran Avenida como eje principal y el Llano concebido como el barrio alto de esta comuna”. Juan Pablo Badía, director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA).

20140421_RVC.cl-San-Miguel1 (1)

Se le identifica por el parque del mismo nombre que corre junto a la Gran Avenida, donde juegan niños y se recrean las familias, y por la pintoresca escultura de Condorito que llama la atención de vecinos y personas que pasan por el lugar. En paralelo a este central pulmón verde de San Miguel también corre la calle Llano Subercaseaux, desde Avenida Isabel Riquelme por el norte hasta calle Salesianos por el sur.

Por ubicación estratégica, está a pasos de las estaciones del Metro El Llano y San Miguel y también cercano al Metro Franklin, este sector ha concentrado el desarrollo inmobiliario residencial en las últimas décadas en esta comuna.

De acuerdo al director de Obras de la Municipalidad de San Miguel, Javier López, el Llano debe ser catalogado como un sector y no como un barrio de la comuna, debido a que no cuenta con un decreto municipal que lo catalogue como tal, misma condición para sectores como La Marina o Barros Luco. “En nuestra comuna son pocos los barrios que se constituyen en el sentido tradicional, sino que más bien se dan amplios sectores residenciales consolidados en el tiempo, dentro los cuales se aglutinan subsectores con características y cualidades propias, lo cual es apetecido por el mercado inmobiliario”, señala López.

Historia

Respecto de San Miguel y del Llano, el director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos, Juan Pablo Badía, comenta: “Siempre ha sido una comuna residencial y vinculada con la clase media de Santiago, que desde la primera mitad del Siglo XX comenzó a poblar el Llano con casas de buen nivel, con grandes jardines y terrenos. San Miguel se fue desarrollando de norte a sur, con la Gran Avenida como eje principal y el Llano concebido como el barrio alto de esta comuna”.

El origen del Llano se remonta al Siglo XIX, a la aristocracia de la época y a la figura de Ramón Subercaseaux, quien primero adquirió los terrenos agrícolas ubicados entre el Zanjón de la Aguada y la actual calle Salesianos. Luego Subercaseaux entregó una extensa hilera de terreno con álamos para uso público que se le llamó Llano Subercaseaux, extensión verde que hoy es el parque que conserva el mismo nombre y que aún tiene igual ubicación, a la orilla poniente de Gran Avenida.

Pero es desde la primera mitad del Siglo XX cuando la comuna de San Miguel y el sector del Llano comienzan su desarrollo urbano vinculado a la clase media, como una extensión de Santiago hacia el sur, con la Gran Avenida como una artería que le otorga identidad a la comuna y sus vecinos.

“Desde sus inicios esta comuna siempre ha tenido buena conectividad y cercanía con el centro de Santiago. Y en particular en el Llano es donde se han concentrado los proyectos inmobiliarios en las últimas décadas”, dice Juan Pablo Badía. En las últimas décadas el Llano se ha perfilado como el sector central de San Miguel, donde por ejemplo se ubica el municipio. Hoy en este lugar conviven casas antiguas aisladas y con amplios terrenos, otras de fachada continua sin antejardín y las nuevas construcciones en altura de edificios de departamentos donde viven los nuevos vecinos de San Miguel.

Revisa la nota publicada en La Tercera.