Edificios "smart" se toman las calles del mundo

19 marzo, 2013

Los edilicios inteligentes buscan asemejarse a un organismo vivo, pero manejado por programas de computación que les permiten reaccionar frente al sol, humedad, exceso o baja temperatura para ofrecer mayor confortabilidad a sus habitantes.

Actualmente, se aplican varios sistemas de inteligencia. Por ejemplo, en Chile, se utiliza la domótica (conjunto de sistemas que automatizan una vivienda), la que si bien es un sistema integral, está en un nivel básico. En el otro extremo, figuran sofisticados sistemas capaces de ir recopilando datos, procesar la información y entregar una solución automática sin mediación del ser humano, explica Mauricio Lama, académico de la Universidad Católica. Agrega que en el ámbito de la sustentabilidad todos estos edificios inteligentes buscan ser eficientes energéticamente, ya que una construcción normal puede llegara gastar el triple, debido a que funcionan a una capacidad que muchas veces no es necesaria.

Según Siemens, los edificios son responsables de un 40% del consumo de energía mundial, de ahí su preocupación por ofrecer soluciones innovadoras y eficientes, que apuntan a la automatización, seguridad, protección, tecnologías de instalaciones eléctricas, iluminación, ventilación automática y manejo del flujo de agua de las fuentes, asegura Juan Ignacio Díaz, gerente general de Siemens Chile.

La inteligencia en la construcción tiene que ver principalmente con tecnología, ya sea domótica, sensores, aires acondicionados eficientes y sistemas mecánicos de fachadas que puedan abrirse y cerrarse. Pero lo más importante es usar la menor inteligencia artificial posible y esto se logra con un buen diseño en relación al contexto climático del edificio, acota Lama.

El gran desafío que tiene este tipo de edificaciones en Chile es que hay varios proveedores de distintas tecnologías, los cuales no comparten entre sí, por eso mismo, la multinacional NEC propone una oferta de valor en el mercado que integra todas las plataformas en una sola, de tal manera que cuando un cliente tenga un problema, sea el mismo técnico quien le entregue soporte para cualquier inconveniente en forma alineada, expresa Cristián Cisterna, gerente de marketing y soluciones de NEC Chile.

Algunos expertos consultados, comentan que las inversiones son muy costosas, pero se recuperan entre tres a cinco años, por ello, visualizan una rápida expansión en pocos años. En Chile, este proceso está avanzando debido a los bajos costos que se pueden obtener en un futuro cercano, economizando dinero y siendo más amigables con el medio ambiente.

Fuente: Diario Financiero