Edificios de oficinas incorporan camarines y duchas para ciclistas

27 diciembre, 2012

Si en 2005 el 3% de los santiaguinos usaba bicicleta para ir al trabajo, en 2012 esa cifra creció al doble, según indica un estudio del Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello.

Adecuándose a esta realidad, los edificios de oficinas de Santiago han incorporado estacionamientos para que sus ejecutivos-ciclistas dejen ahí este medio de transporte. En la actualidad, varios inmuebles agregan camarines para que puedan refrescarse antes de iniciar la jornada laboral.

La iniciativa beneficia a trabajadores que, como el ingeniero civil Alvaro Muñoz, van de su casa a la oficina pedaleando y viceversa. Muñoz dice que de esa manera se demora menos que en automóvil y que, además, aprovecha de ejercitarse. Pero le complica el clima del verano. “Si hace calor, no es cómodo llegar de inmediato a tu puesto de trabajo”, dice.

Poco a poco los proyectos inmobiliarios se han preocupado de incluir comodidades como baños, duchas y lockers. Ahí, los ciclistas pueden hacer una pausa, cambiarse de ropa y guardar objetos personales antes de subir a sus oficinas. Instalaciones que, además, les dan puntaje para sus certificaciones LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) a las empresas constructoras.

Uno de los primeros edificios en incluir estas innovaciones fue Horizontes, en Ciudad Empresarial (Av. del Valle), actual edificio corporativo de VTR. Esta construcción de siete pisos cuenta con una veintena de bici estacionamientos y un camarín mixto, con duchas cerradas y lockers para que las personas guarden ahí cascos, lentes, guantes y otros accesorios necesarios para pedalear por la ciudad.

“Quisimos acoger a los ciclistas de una mejor manera, porque pedalear, además, es beneficioso para alguien que pasa todo el día en una oficina”, explica el arquitecto Vicente Justiniano, quien diseñó el edificio Horizontes.

Justiniano añade que desde un comienzo le interesó privilegiar en la construcción a los vehículos menos contaminantes. “Por eso también tenemos estacionamientos reservados para automóviles híbridos o eléctricos”, dice.

Juan Castillo trabaja en VTR y usa su bicicleta para llegar ahí. Vive cerca, en Huechuraba, y le gusta pedalear cada mañana. “Comienzo con más ánimo la jornada y siempre les recomiendo a mis colegas que también lo hagan”, señala.

Bicicletas por Las Condes

En Las Condes destacan dos edificios que han adoptado esta tendencia. Uno de ellos es Patio Foster, que se inaugurará a principios del próximo año en Av. Apoquindo con Enrique Foster, y que tiene 22 bici estacionamientos y dos camarines con duchas, lavamanos, baños y lockers.

Según Javier Acevedo, subgerente de Oficinas de Patio Gestión, ya en la etapa de planificación del proyecto se tuvo en cuenta esta tendencia. “El concepto que buscamos no es arrendar metros cuadrados de oficinas, sino que queremos entregar calidad de vida y eso incluye acomodaciones como éstas”, explica.

El segundo es el edificio corporativo de Deloitte, en la zona de Nueva Las Condes (Rosario Norte con Cerro El Plomo). Tiene 80 aparcaderos para este tipo de vehículos livianos y dos camarines para que los ciclistas se arreglen.

Esa empresa planifica hacer campañas para incentivar el uso de este medio de transporte y, si la demanda crece, está la posibilidad de aumentar la infraestructura ciclística.

“Este es un edificio verde y, por lo tanto, sus instalaciones promoverán el uso de la bicicleta por ser amigable con el medioambiente, reducir la congestión y fomentar el bienestar”, señala Jorge Rodríguez, CEO & Managing Partner de Deloitte.

Fuente: La Tercera