Crecimiento en zonas turísticas

17 mayo, 2013

Una de las múltiples conclusiones que arrojaron las cifras del Censo 2012 se relaciona directamente con el mercado inmobiliario. Este muestra una evolución con respecto al Censo anterior, en cuanto a la compra de viviendas (casa o departamento), en la cual el Gran Valparaíso lleva la delantera. Hace unos 10 años, en esta región había 532.641 viviendas particulares, de las cuales 95.740 se encontraban desocupadas, las que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas, corresponden a una segunda vivienda. En tanto, el año pasado se registraron 708.141 viviendas particulares y 157.560 vacías. “Se observa un aumento de las viviendas en general, pero en el caso de las desocupadas o segunda vivienda, el crecimiento es superlativo. Nunca habíamos tenido un dato tan fidedigno: más de 150 mil viviendas de veraneo o descanso en la zona”, sostiene Alejandro Vidal, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de Valparaíso.

Sin duda, el atractivo turístico de esta ciudad y la cercanía con la capital concitan gran interés de los compradores. Si bien estas denominadas segundas viviendas se consideran como una inversión en la mayoría de los casos, quienes compran privilegian una buena ubicación antes que todo, es decir, que se encuentren cerca de lugares de esparcimiento, centros de distracción, establecimientos de primera necesidad, así como que se trate de un sector consolidado. “Esto nos consolida como el principal destino para la vivienda de descanso en el país. De hecho, estimamos que la mitad de lo que hoy se construye en la zona de Valparaíso y Viña del Mar tiene como destino ser segunda vivienda”, afirma Vidal.

¿Dónde y quiénes?

De acuerdo con Alejandro Vidal, las comunas preferidas dentro de la región son los balnearios de Viña, Concón y en menor medida Valparaíso, aunque también está creciendo el interés por esta comuna “en la medida que los desarrolladores pueden vencer las trabas y ofrecer viviendas de calidad a los compradores”.

En el detalle, “lo más destacable en el Gran Valparaíso ocurre en el borde costero, configurándose Viña del Mar como un nuevo polo de desarrollo inmobiliario que le ha dado un nuevo impulso a la construcción en la zona. También es importante un nuevo polo constituido en Viña oriente desde el eje Viana-Alvarez hasta el estero”, agrega.

También existe una demanda que se ha mantenido bastante estable durante los últimos años por Reñaca, destacando el sector del camino El Alto que comunica con Concón, en donde hay varios proyectos. Asimismo, se han mostrado muy dinámicos durante los últimos años Cochoa, Costa Brava y Concón y destacan como sectores emergentes Puchuncaví y Olmué.

En términos socioeconómicos, hace una década sólo los sectores más acomodados (ABC1) podían acceder a una segunda vivienda. Sin embargo, según evidencia el presidente de la CChC Valparaíso, debido al crecimiento económico, la estabilidad en el empleo y la fuerte competencia del sector inmobiliario y financiero, se han sumado a esta tendencia amplios sectores de la población C2, ya sea como un lugar para el descanso o como inversión. “En ello ha contribuido también la gran cantidad de universidades en la zona, que renuevan cada año las familias que buscan viviendas para sus hijos”, explica. Así, la industria inmobiliaria también apoya a la turística, que es una de las principales generadoras de empleos e ingresos en la V Región.

Algunos desafíos

La Región de Valparaíso presenta construcción de infraestructura de servicios y turística, como vías de conectividad interregional, espacios públicos, paseos y centros comerciales, además de estacionamientos subterráneos en Viña del Mar y Valparaíso. Sin embargo, Alejandro Vidal precisa que hacen falta más lugares para estacionar, sobre todo en la Ciudad Jardín, así como también se hace necesaria una mejor planificación de las inversiones en infraestructura. “Se hace evidente la saturación de la vialidad urbana y la urgencia de contar con más y mejores calles, sobre todo en Valparaíso y Viña del Mar. En este punto, es urgente la inversión pública, que debe acompañar el emprendimiento de los privados”, indica. Asimismo, la visión del presidente regional de la CChC es que estas inversiones permitirán proteger la industria de la segunda vivienda como motor de la economía local. “No podemos ponerla en peligro, retrasando o no asumiendo con seriedad las inversiones en vialidad que son necesarias y urgentes”, añade.

Fuente: La Tercera