Crearán centro cultural en ex estación de tren Arica-La Paz

27 febrero, 2013

El terminal de Arica del ferrocarril que une a esa ciudad con La Paz, la capital de Bolivia, dejó de funcionar en 1997, cuando se puso fin al servicio de pasajeros y la vía se centró en el traslado de la carga del vecino país. Sin uso desde entonces, un nuevo proyecto busca recuperar este edificio -declarado monumento histórico en 1990-, para transformarlo en un centro cultural, una idea que busca replicar el uso que se le da hoy a la Estación Mapocho de Santiago.

Los viajes de prueba que realiza el tren binacional para retomar operaciones, en un trayecto de 206 km, conectan la estación de Visviri -en la frontera con Bolivia- con la maestranza de Chinchorro, ubicada a dos kilómetros del centro de la ciudad. Desde esta última parada sale un desvío que ingresa directo al puerto.

Con el edificio hoy en desuso, autoridades y ex ferroviarios coinciden en la necesidad de crear un espacio para el desarrollo de expresiones artísticas, en el que se realicen actividades como exposiciones y ferias literarias. En ese contexto, el proyecto de restauración contempla dos fases.

El coordinador regional del Consejo de Monumentos Nacionales, José Barraza, explica que la primera etapa estipula la mantención general del edificio y su iluminación. Estos trabajos debieran estar listos antes del 13 de mayo, fecha en que se cumplen cien años de la inauguración del ferrocarril.

Una segunda fase considera un estudio de diseño y la investigación de los materiales originales de la construcción, lo que permitirá definir cómo se realizará la restauración general del inmueble, que debiera comenzar en 2014.

Pablo Bernar, seremi de Desarrollo Social de Arica, cartera encargada de la aprobación de los proyectos de inversión pública, señala que el presupuesto inicial para las obras es de $1.827 millones, y prevé intervenir un total de 3.430 m2.

En el inmueble se proyecta instalar las oficinas de los servicios ligados a la cultura y reactivar el Museo Ferroviario. Los espacios para las manifestaciones de arte se concentrarán en el sector de los andenes de la ex estación. El mejoramiento de la plaza exterior, en tanto, servirá de punto de conexión con el edificio de la ex Aduana, donde hoy funciona la Casa de la Cultura.

Fuente: El Mercurio