Corredor Alameda-Providencia: obras comienzan en 2017 y surgen reclamos por expropiaciones

21 noviembre, 2016

avenida-libertador-general-bernardo-ohiggins

El próximo año, la Alameda cumple 200 años de vida, después que un deseo de Bernardo O’Higgins materializara la transformación del basural en La Cañada en el que sería el “espacio público más bello para los chilenos”.

Del deseo queda poco porque, pese a seguir siendo la principal avenida de Chile, la Alameda hoy es ejemplo de un desorden de usos urbanos, escenario del comercio ilegal y no genera tránsitos fluidos para el transporte público.

De ese diagnóstico vino la necesidad de transformarla en un nuevo bulevar, aprovechando un postergado proyecto de construir un corredor de buses por el centro de la vía.

La obra por US$ 220 millones empezará a construirse el próximo año, en el tramo que va entre Pajaritos y la Estación Central.

Es en ese punto donde hay letreros instalados por 28 vecinos de las villas O’Higgins y Suecia, ubicadas en el sector de Las Rejas, que se oponen a la expropiación de sus casas. Sonia Tejías, por ejemplo, dice que si demuelen “pierdo los recuerdos de más de 40 años. No me imagino viviendo en otro lugar. Aquí he hecho mi vida”.

El alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, afirma que su municipio se opone a las expropiaciones. “No queremos que los vecinos salgan, sino que se queden en sus lugares históricos. Son adultos mayores muchos de ellos y, si se les paga por su casa, difícilmente logren encontrar algo igual en Santiago. Con las elecciones se suspendió una mesa de trabajo para resolver este problema”.

Desde la Intendencia metropolitana, el gerente del proyecto, Vladimir Glasinovic, dice que la solución no está zanjada y que “a fines de este año o comienzos del próximo” se resolverá el futuro de las expropiaciones. Además, dice que se retomará el diálogo con los vecinos y el municipio.

Respecto del avance del proyecto y su financiamiento, no contesta si hay recursos asegurados, y señala que “las autoridades van a determinar la inversión. Queremos primero un acuerdo del diseño”.

Nuevas autoridades

Otra duda que se ha suscitado dice relación con los tiempos comprometidos, que establecían una entrega hacia 2021. Este reajuste se produciría por la llegada de nuevas autoridades a dos comunas clave de la arteria: Santiago y Providencia, que revisarán el proyecto.

Al respecto, el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, afirma que en ejecuciones de este tipo “puede haber obviamente una petición de tiempos de evaluación. Hay contratos de diseño que están en curso y que no podemos dejar de impulsar, pero siempre hay un espacio para conversar y presentar”. Añade que pese a divergencias políticas, “hay bastante coincidencia” en la visión de ciudad.

Lee la nota original de El Mercurio AQUÍ