Consolidación y crecimiento en Colina

19 mayo, 2017

Con la demanda de los compradores y la diversificación de la oferta inmobiliaria, el desarrollo que circunda la avenida Chamisero y el sector de Chicureo está en plena expansión. El desafío es fortalecer la constitución de nuevos polos urbanos.

chicureo-main

Desde una zona eminentemente rural a la consolidación de barrios en desarrollo que acogen a familias que buscan una experiencia de vida con calidad, seguridad, amplitud y contacto con la naturaleza. Así es como la transformación de estos sectores está en pleno proceso.

En la actualidad, el avance de la comuna se encuentra en una etapa intermedia, comenta Pablo Larraín, presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), con una oferta que debiese tender a incrementarse y diversificarse. “El sector ha crecido mucho, pero todavía puede seguir haciéndolo y está adecuándose a su nuevo tamaño. Pasó de ser una comuna rural a una que ofrece vivienda en extensión, donde lo siguiente es una fase de reinversión en infraestructura”, sostiene.

Polos de crecimiento

Lo que se conoce como Chicureo, en la comuna de Colina, comprende un área bastante más amplia, que considera los sectores circundantes a la avenida Chamisero y La Reserva, donde es posible encontrar viviendas con valores que van entre las UF 6.000 y 23.000.

Una de las áreas en expansión considera las denominadas Zonas de Desarrollo Urbano Condicionado (Zduc) originales como La Reserva, la avenida Chamisero y el sector de la laguna Piedra Roja. “En el caso de la avenida Chamisero, se ha consolidado una oferta variada, principalmente dirigida al sector adquisitivo medio-alto; mientras que en el sector que circunda la laguna, si bien es posible encontrar opciones para este segmento, hay viviendas que superan las UF 20.000. También se han desarrollado viviendas en extensión en el sector más cercano a Colina”, explica Larraín.

Desafíos en infraestructura

Producto de la expansión de una zona rural, el sector ha ido desarrollando, de forma privada, infraestructura asociada a la vivienda como educación, comercio, ciertos servicios básicos y deporte. Pero también es importante crecer en el otorgamiento de cultura, servicios más avanzados y espacios públicos, comenta el arquitecto. “Es tal la necesidad que los desarrolladores, tanto de proyectos de vivienda como de centros comerciales, buscan espacio para suplir la demanda con oferta de bibliotecas, áreas de deporte y salas de concierto, entre otros”.

Principalmente, explica, los proyectos se han emplazado como células independientes que no necesariamente se conectan entre sí. “Se han constituido comunidades cerradas en atención a factores como seguridad, privacidad y tranquilidad; pero para efectos de construir un barrio no es la fórmula más eficaz. Es imperativo el desarrollo de espacios públicos”, opina.

Conectividad

Uno de los factores que empuja la expansión de Chicureo es el fortalecimiento de la conectividad, con redes y autopistas concesionadas que permiten unir las áreas con distintos polos del Gran Santiago. La apuesta es que, de forma planificada, estos emplazamientos puedan seguir apoyando el crecimiento y abordar con eficacia los desafíos de este fenómeno. Además de absorber el flujo vehicular, es necesario mejorar la infraestructura para los peatones y quienes viajan en transporte público, además de potenciar la autonomía del sector como polo urbano.

Calidad de vida

Principalmente, los compradores valoran la calidad de la experiencia y tiene que ver con factores como la seguridad, la viabilidad en el proyecto en el largo plazo y la infraestructura. Por lo tanto, los proyectos que consideran un desarrollo integral, más allá del interior de la vivienda, son los que tienen mayor éxito. “Se privilegian iniciativas bien planteadas, con una visión completa en la forma cómo se distribuyen los terrenos, la calidad de la arquitectura y el trabajo en elementos externos a la vivienda como paisajismo, iluminación e infraestructura aledaña”, explica.

¿Cómo elegir? Pablo Larraín recomienda, además de revisar el proyecto, ponderar el valor de tener una buena conectividad y vías de evacuación, además del acceso a infraestructura en crecimiento de tipo educacional, comercial y cultural.

Lee la nota publicada en La Tercera.