Columna de Pablo Larraín: Guetos y planificación urbana

12 abril, 2017

IMG_0151

El 90% de los habitantes del país vive en ciudades. Lo expuesto la semana pasada por el intendente Orrego evidencia una situación que hemos denunciado anteriormente: no contamos con instrumentos de planificación urbana operativos, eficaces, dinámicos y adaptables.

Los problemas relacionados con la armonía, conectividad, escasez de áreas verdes y seguridad del espacio urbano explican la urgencia de contar con una política de Estado de planificación a largo plazo. Solo en el caso de Santiago existen 36 planos reguladores municipales no coordinados por un documento actualizado (el actual Plano Regulador Metropolitano de Santiago fue aprobado en 1994 y con una última modificación en 2011) que, de forma contraproducente, agravan un escenario caótico y demandante.

En un año marcado por las elecciones presidenciales y legislativas, esta carencia se hace aún más relevante en la discusión sobre el ordenamiento y desarrollo de las urbes chilenas. Los fenómenos de delincuencia, deficiente transporte público y la segregación social son la cara visible de un problema más profundo que nos afecta y se potencia en un tema pendiente que parece no ser asumido por nadie.

Invitamos a quienes aspiran a postular a cargos públicos y a sus equipos técnicos a abordar -junto al sector privado y el Estado- el imperativo replanteamiento de nuestras ciudades y a preparar propuestas referidas al planteamiento territorial, instalándolas como una pieza central de un programa de gobierno que trascienda los cuatro años de administración.

Lee el artículo original en El Mercurio AQUÍ.