CChC pide densificar zonas cercanas a las nuevas líneas del Metro

15 noviembre, 2012

Permitir una mayor densificación en las zonas cercanas a las futuras líneas 3 y 6 del Metro de Santiago propuso ayer la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

La Línea 3 se extenderá entre Huechuraba y La Reina y la 6 se contectará las comunas de Providencia y Pedro Aguirre Cerda. Ambas demandarán una inversión de unos US$ 2.700 millones e incorporarán 28 estaciones a lo largo de 37 kilómetros en 10 comunas. La red actual tiene 103 kilómetros.

Javier Hurtado, gerente de estudios de la CChC, explicó que “pese a los cuantiosos recursos que involucra, el Metro no se concibe como un instrumento de desarrollo urbano. No existe un vínculo directo entre la localización de esta infraestructura pública de alto estándar y las normas urbanísticas aplicables a los lugares en donde se emplaza”.

Hurtado añadió que propondrán que las áreas de influencia directa del Metro, que ascienden a 3.560 hectáreas, tengan una mayor densificación. Según un informe de la CChC, el 56% de esos terrenos tiene una densificación nula, media o baja, es decir, menor a edificios de 11 pisos (ver infografía). Hurtado agregó que, producto de esta situación, no se aprovecharán los beneficios sociales asociados a la ampliación de la red del Metro.

La CChC asegura que si se permite una mayor densificación se incorporará una amplia oferta de viviendas bien localizadas, que tendrán acceso directo al sistema de transporte. El gremio sostiene que así se podrán disminuir los tiempos de viajes, la congestión vehicular y la contaminación en la capital. Para lograr una mayor edificación en altura se requiere cambiar planes reguladores. Por ejemplo, en Huechuraba, donde nace la nueva Línea 3, y donde el plan regulador autoriza una altura máxima de 10,5 metros (hasta tres pisos), con una densidad de 100 a 400 habitantes por hectárea.

La Cámara calculó que si en el área de influencia de las nuevas líneas se aplicara una altura de hasta 12 pisos y una densidad de 1.100 habitantes por hectárea -y se destinara 50% a vivienda-, esa zona albergaría 1.958.000 habitantes y 667 mil viviendas. Hoy viven ahí 220 mil personas.

Fuente: El Mercurio