Bulevar en calle Compañía inaugurará primera etapa a fin de año

5 marzo, 2013

El color gris y el abandono que vivieron durante largos años el Club Domingo Fernández Concha y la casa Goycolea, levantados en Compañía en la última mitad del siglo XIX, quedarán atrás durante este año.

En 2009, las casonas y el terreno ubicado detrás fueron comprados por el empresario inmobiliario Santiago Urzúa al Arzobispado de Santiago para instalar ahí un moderno espacio con jardines, locales comerciales, restaurantes, cafeterías y edificios de oficinas.

Desde 2010 que la oficina Owar Arquitectos en conjunto con Rodrigo Pérez de Arce (el mismo que proyectó de nuevo la Plaza de Armas) están trabajando en la remodelación de este espacio que alcanzará más de 21.000 m2, sumando la construcción de superficie y la que estará bajo tierra.

A mediados del año pasado comenzaron con la refacción de las fachadas de los inmuebles centenarios que dan hacia calle Compañía y con su reforzamiento estructural. “La casa Goycolea (rojiza) estará lista en abril y la del Club Domingo Fernández Concha (ocre), a fines de 2013. Ese plazo coincidirá con el fin de los trabajos interiores, que son la recuperación de las alturas originales (6,5 metros por piso) y la instalación de losas de hormigón. A partir de entonces se podrán usar para actividades como exposiciones y eventos. También para ubicar a los restaurantes, cafeterías y locales comerciales”, explica el arquitecto de Owar, Alvaro Benítez.

Con eso culminará la primera etapa del proyecto. A principios de 2014, vendrá la otra, la construcción del patio posterior de las casonas. En ese terreno se levantarán cinco niveles de estacionamientos subterráneos -para 350 vehículos- y sobre estos se habilitará una plaza semicubierta con áreas verdes. “La mitad de la plaza quedará cubierta por un edificio de seis pisos para oficinas”, asegura Benítez.

A esto se sumará otro inmueble en el extremo poniente, donde se construirá un auditorio para 200 personas.

Todo lo que está proyectado en este espacio se podrá cruzar caminando. El acceso estará por las casonas y la salida, por el pasaje Sótero del Río, que conecta con calle Catedral (ver infografía). En el trayecto de este bulevar se ubicarán espacios culturales, restaurantes y tiendas.

Arquitectura centenaria

El Club Domingo Fernández Concha -diseñado por Lucien Henault, el mismo del Palacio Pereira- fue sede del Partido Conservador y más tarde del Club de Señoras. En tanto, la Casa Goycolea era de la familia Gallo Montt.

Estuvieron años abandonadas, hasta que el empresario Santiago Urzúa, dueño de la Inmobiliaria Angostura, las quiso recuperar. Para eso, recibió aportes de más de $ 200 millones de parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, pues eran parte del Programa de Reconstrucción Patrimonial.

Fuente: Las Últimas Noticias