Barros Luco y La Marina: cuando las comunas crecen desde las plazas

25 junio, 2015

Ambos sectores están vinculados a plazas del mismo nombre, a partir de las cuales se han desarrollado diversos proyectos de departamentos que responden al auge inmobiliario de San Miguel. Cercanía con estaciones de Metro, áreas verdes, amplias calles y servicios destacan en estos lugares.

el llano

La plaza como lugar fundacional de las ciudades, es también un patrón urbanístico válido para el desarrollo e identidad de los barrios y sectores de las distintas comunas de Santiago. En San Miguel este proceso de auge urbano se ha dado en un sector de creciente demanda inmobiliaria, como lo es el de Barros Luco, identificado con una plaza y una calle del mismo nombre.

La plaza Barros Luco se ubica en el cuadrante conformado por la calle homónima y las arterias Monja Alférez, Real Audiencia y Ángel Guarello, y se encuentra más cercana a la Autopista Central que a Gran Avenida. Así, a este lugar de San Miguel se puede acceder a través de las estaciones de Metro El Llano, San Miguel y Lo Vial, dependiendo de la altura de la calle Ramón Barros Luco, que va desde Magdalena Vicuña por el norte hasta Real Audiencia, por el sur. En auto, se llega al sector Barros Luco a través de la Autopista Central o Gran Avenida, saliendo de cualquiera de ellas a través de calles como Teresa Vial, Salesianos o Fernando Lazcano.

Atributos residenciales

¿Por qué este sector está concentrando el interés de familias e inmobiliarias? En opinión de Javier López, director de Obras de la Municipalidad de San Miguel, el sector Barro Luco cuenta con atributos similares a los del Llano. “Tienen factores comunes que ha propiciado la evolución de éstos, como la accesibilidad a las estaciones de Metro, residencia consolidada y de buena calidad, calles amplias con platabandas arborizadas, la existencia de áreas verdes y acceso a equipamiento comercial, de servicios y comunitarios”.

En tanto, Juan Pablo Badía, director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), comenta sobre la zona oriente del sector Barros Luco, en las inmediaciones del hospital del mismo nombre ubicado en Gran Avenida. En este sector, explica el arquitecto, la identidad urbanística se da principalmente por las casas más antiguas que destacan por ser de fachadas continuas y sin antejardín, un patrón arquitectónico que también distingue las construcciones clásicas de otros sectores de San Miguel.

Y Badía añade sobre las nuevas construcciones habitacionales en este sector: “Para desarrollar proyectos inmobiliarios, en el sector Barros Luco se encuentran terrenos de menor valor a los del Llano, por ello las casas y departamentos ubicados en este sector tienen valores más accesibles que las ubicadas en el Llano”.

Javier López y Juan Pablo Badía coinciden que tanto el Llano, como Barros Luco y La Marina son sectores que se vinculan por propiciar la vida de barrio, convivencia que se da en las distintas plazas que se encuentran en sus inmediaciones.

La Marina

Este sector, ubicado más al sur de el LLano y Barros Luco, concentró los primeros proyectos inmobiliarios a partir del perímetro de la plaza La Marina, ubicada entre la avenida del mismo nombre y las calles Almirante Latorre, Comandante Whiteside y Almirante Lynch. Esta zona está ubicada a una cuadra del Metro Lo Vial, a la altura de Gran Avenida con Avenida La Marina.

Según explica Juan Pablo Badía, director de AOA, La Marina destaca por concentrar proyectos inmobiliarios de menor precio comparados a los que se encuentran en el LLano y Barros Luco. “Entre las avenidas La Marina y Lazo puedes encontrar precios de viviendas mucho más accesibles que en el Llano, lo que da lugar a un comercio más popular de almacenes y distribuidoras, pero de todos modos sigue siendo un sector muy bien ubicado y con buena conectividad”.

Revisa la nota publicada en La Tercera: página1 y página2.