Aumento de profesionales y adultos mayores cambiará la oferta de viviendas

8 abril, 2013

Familias más pequeñas, hogares unipersonales al alza y más adultos mayores. Ese podría ser un resumen del Censo 2012 respecto del comportamiento de la población chilena, especialmente, en las grandes ciudades.

Se trata de un proceso que, si bien comenzó hace dos décadas, hoy se hace más patente que nunca y que modificará los requerimientos de los ciudadanos, porque un joven profesional sin intenciones de vivir en pareja no tiene las mismas necesidades que un adulto mayor. Por eso, para la consultora AGS, durante los próximos diez años deberían masificarse los proyectos especialmente diseñados para estos dos grupos.

“Busco un departamento de un dormitorio, donde la cocina no esté conectada con el living. Me importa mucho qué tipo de iluminación ofrece y que el piso no tenga alfombra, sino parquet. No me gustan los típicos departamentos nuevos que son muy chicos y con malas terminaciones, yo quiero para el mío harta madera y un diseño bien cuidado”, dice Fernanda Méndez.

La joven de 26 años describe perfectamente un departamento boutique , tipo de vivienda que cada vez es más requerida por los mayores de 18 años y profesionales.

“Los departamentos boutique tienen que ver con proyectos que hacen una apuesta estética, muchas veces de diseñadores de renombre. Tienen una mayor calidad de sus terminaciones y ofrecen elementos innovadores, como termopaneles y certificaciones LEED”, explica Esteban González, director de estudios de AGS.

Hoy se pueden encontrar estos departamentos en Providencia y Santiago, pero según González, “pronto van a empezar a aparecer en otros sectores, porque el suelo en esas comunas se está acabando”.

Otra oferta que crecerá es la de las denominadas town houses, que ya se pueden encontrar en La Reina. Allí se aprovechan los amplios terrenos de dos casas antiguas y se construyen edificios de no más de diez departamentos distribuidos en tres pisos.

El jefe de estudios de AGS, Eduardo Martínez, cuenta que para los adultos mayores se desarrollarán cada vez más las senior suites . Estos departamentos enfocados en la clase media-alta, hoy están concentrados en Las Condes y Vitacura, pero también deberían extenderse a otras comunas.

Estos proyectos son departamentos pequeños, con dormitorio, baño y una sala de estar, que privilegia los espacios comunes para que sus residentes reciban visitas y oratorios, considerando que son los adultos mayores el grupo que, según los resultados del censo, más profesa la religión católica.

En el diseño se privilegian los espacios amplios y pasillos que permitan el paso de una silla de ruedas, y entre los servicios que ofrecen tienen atención médica y profesionales de compañía.

Aunque ambos tipos de vivienda son más caros que las que se encuentran comúnmente en el mercado, González explica que “el momento económico del país hará que sean accesibles y su mayor oferta podría bajar los precios actuales”.

Eso sí, para que su mercado crezca, se debe solucionar un problema. “Hoy los planes reguladores comunales no privilegian estas construcciones porque, como son más pequeñas, no pagan contribuciones. Entonces, ahí va a tener que haber un cambio importante”, explica Martínez.

El análisis de la consultora inmobiliaria AGS también proyecta que la proporción de departamentos seguirá en aumento por sobre las casas, aun para las familias. Esto, porque los conjuntos habitacionales cada vez reúnen más servicios como quinchos, piscinas y áreas verdes, que satisfacen las necesidades de niños y adultos por un menor precio que el de una casa y con mayores posibilidades de vivir cerca del centro de la ciudad.

Fuente: El Mercurio