Arquitectos y vecinos polemizan por torres en el paseo Bulnes

6 diciembre, 2012

Las dos torres gemelas de 100 metros de altura, concebidas como remate del paseo Bulnes, han despertado polémica. Si bien arquitectos de distintas casas de estudio valoran esta idea, hay quienes temen que estas estructuras rompan el entorno.

“Me parece un gran acierto. La altura y separación de las torres refuerzan la perspectiva del eje Bulnes desde La Moneda, hoy perdida por la copa de los árboles. Además, mejora considerablemente la relación del Barrio Cívico con el Parque Almagro”, opina el arquitecto Iván Poduje.

El director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Diego Portales, Ricardo Abuauad, sostiene que “el arquitecto Cristián Undurraga (autor del proyecto) supo recoger ese desafío inconcluso que era imaginar un remate hacia el sur, con un cambio en el eje gravitacional del proyecto que hoy está hacia el norte de la Alameda y, con este proyecto, se desplaza más hacia el sur”.

Pese a que el proyecto se inscribe en un sector que es Zona Típica (con alturas reguladas), el académico indicó que eso no debiera ser obstáculo: “Hay que entender que nuestra ciudad no es como las europeas, donde está garantizado en el centro cívico una altura homogénea. El nuestro ya está lleno de torres y las que están propuestas, a diferencia de las demás, responderían a un plan de conjunto”.

Uno de los opositores al proyecto es el decano de la Facultad de Arquitectura de la U. Central, Rodrigo de la Cruz, ubicada frente a las futuras “torres gemelas”. El académico asegura que no hay sitios disponibles para la construcción de estos edificios, ya que están ocupados por el inmueble que alberga Instituto Nacional de Estadísticas (al oriente) y uno de la propia universidad (al poniente).

“Es imposible que se construyan fuera del parque, porque no hay calle al otro lado”, puntualizó De la Cruz. Por ello, solicitará mayor información sobre esta iniciativa.

El autor del proyecto, Cristián Undurraga, lo rebate y asegura que sí hay espacio disponible: “¡Absolutamente! ¿Cómo se le ocurre que un jurado tan notable vaya a permitir que se construya una torre donde no hay espacio? Quien diga eso, no conoce el lugar”.

Incluso va más allá en su defensa: “Es dable pensar que la Universidad Central, que no fue capaz de resolver el tema del remate, tenga discrepancias. Ellos van a dejar de pertenecer al Eje Bulnes, al que por lo demás, nunca han pertenecido”.

Las torres tendrán 33 pisos distribuidos en 100 metros de altura, más 10 metros de subterráneo, donde se construirán tres pisos para 250 estacionamientos.

Undurraga aseguró que, tras un estudio sobre el entorno del eje Bulnes, “determinamos que 100 metros era una altura prudente para una ciudad contemporánea”.

Entre los vecinos tampoco hay una opinión a favor del proyecto. La presidenta de la comisión de patrimonio del Consejo de la Sociedad Civil de Santiago, Rosario Carvajal, aseguró que las torres “son un despropósito”.

Fuente: El Mercurio