Ampliación del aeropuerto de Pudahuel

31 octubre, 2012

El ministro de OO.PP. ha presentado el proyecto de ampliación del aeropuerto de Pudahuel, en tres fases. La primera, ya comenzada, consiste en modificaciones menores para adecuarlo al flujo estimado hasta 2015, cuando, en la segunda etapa, el futuro concesionario iniciará la construcción de un nuevo terminal internacional. Y se prevé una tercera, de desarrollo en 2030, cuando requerirá una expansión adicional con miras a la capacidad esperada para 2045.

El proyecto de corto plazo responde a que las condiciones del contrato de concesión -renegociadas básicamente entre 2002 y 2005- prevén que cuando el valor descontado de la Cuenta Mecanismo de Distribución de Ingresos alcance el monto de 1.189.407 UF, se extinguirá la concesión. Por tanto, es posible predecir con alguna anticipación el momento en que se alcanzará el fin de la misma, y tener preparada la próxima licitación, incluyendo el proyecto detallado de expansión. Es un proceso lento que tarda algo más de dos años, pero pese al auge en el número de pasajeros transportados, era posible tener preparado un nuevo proyecto a tiempo. Desgraciadamente, cuando estaba cerca de terminar el contrato con el actual concesionario -la capacidad de diseño del aeropuerto estaba ya excedida y se necesitaban nuevas inversiones para hacer frente a la congestión-, el MOP no se hallaba en condiciones de licitar el nuevo proyecto, pues no disponía de uno con el nivel de detalle requerido.

La autoridad optó por negociar con el concesionario para extender la concesión por dos años, hasta la entrada del nuevo adjudicatario, que construirá el proyecto que servirá hasta 2030. Entretanto, el actual se comprometió a realizar nuevas inversiones para que el aeropuerto soporte razonablemente la demanda hasta que finalice la construcción del nuevo proyecto. Así, él percibe dos años de ingresos adicionales con una demanda mayor que la que esperaba al adjudicarse el proyecto. Sería de natural conveniencia que una revisión externa evalúe si las partes fueron bien servidas por la negociación, y que el respectivo convenio se publicara en el sitio de concesiones.

El proyecto para el nuevo concesionario consiste en construir un nuevo terminal internacional de 186 mil m {+2} , con capacidad para 14 millones de pasajeros por año. Junto al antiguo terminal -que se destinará a vuelos nacionales-, el complejo podrá servir a los casi 30 millones de pasajeros anuales que se esperan para 2030, cuando terminaría la concesión que parte en 2015. Asimismo, el proyecto contempla la expansión adicional hasta 2050, lo que es concordante con la visión de largo plazo que debe tener la Dirección de Concesiones, especialmente en temas capitales como el principal aeropuerto del país. Sería normal que esos planes fuesen modificándose en el futuro, pero es preciso tener un proyecto que sirva como referencia para los cambios venideros.

Fuente: El Mercurio