Aislación térmica y acústica: tecnologías, avances y desafíos

14 diciembre, 2016

Ya sea a nivel residencial o en otro tipo de edificaciones, la aislación térmica y acústica es un tema altamente relevante que, entre otros aspectos, contribuye a potenciar la habitabilidad de los espacios y, por ende, la calidad de vida de las personas.

_mg_8842
Foto gentileza de Alemparte Barreda Wedeles Besançon Arquitectos y Asociados.

Si bien otros países de América Latina cuentan con normas térmicas y acústicas, Chile destaca porque establece la obligatoriedad de cumplir con ciertos estándares mínimos de aislación.

Normativa térmica en el área de la vivienda

Desde 2000 se mantiene vigente en Chile la Reglamentación Térmica para Viviendas, elaborada en base a la realidad local de nuestro país y que abordó los temas relativos a la techumbre. En enero de 2007 comenzó a regir la segunda etapa de esta reglamentación, referida a los muros envolventes de la vivienda, pisos ventilados y superficie máxima de ventanas, estableciendo el nivel de transmitancia y resistencia térmica. Un tercer paso es el relacionado con la Calificación Energética de Viviendas, de uso voluntario, que califica la eficiencia energética de una vivienda nueva en su etapa de uso y que considera requerimientos de calefacción, iluminación y agua caliente sanitaria. La CEV estima como “nuevas” las viviendas que poseen permiso de edificación posterior al 4 de enero de 2007.

Más allá de los avances logrados en reglamentaciones térmicas para aislar las viviendas, existen desafíos pendientes. Jocelyn Figueroa Yousef, Jefa de la División Técnica de Estudio y Fomento Habitacional, Ditec, señala que el desempeño energético de un recinto depende de una serie de variables adicionales, como las renovaciones de aire producto de la ventilación e infiltraciones. “Si bien hoy existe una propuesta de actualización que considera modificaciones y mejoras a la reglamentación actual y la inclusión de estas variables, es necesario entender que las renovaciones de aire no solo afectan en la eficiencia energética, sino también son necesarias para asegurar una mínima calidad del aire interior. Este doble efecto obliga a encontrar un punto de equilibrio entre la pérdida de energía y calidad del aire, lo que constituye uno de los desafíos más importantes en habitabilidad y eficiencia energética. Para abordarlo se trabaja en medidas para minimizar las infiltraciones de aire no controladas e incorporar sistemas de ventilación controlados”, explica.

Productos y tecnologías

En cuanto a la oferta de productos y tecnologías disponibles para aislar térmicamente, existe una amplia gama de materiales y productos en distintos formatos y con diversas aplicaciones. En este sentido, es posible mencionar, a modo de ejemplo, el poliestireno expandido, lana mineral, hormigón celular y fibra de poliéster, entre otros. Es importante que las alternativas que se ofrecen en el mercado nacional brinden una conveniente relación costobeneficio para facilitar su demanda en los proyectos.

En cuanto a los desafíos en el desarrollo tecnológico de soluciones constructivas, Jocelyn Figueroa Yousef indica que hay varios, “aunque podemos decir que el sector construcción en Chile está preparado para responder a mayores requerimientos técnicos sobre la envolvente térmica. De hecho, cabe destacar que hay ciudades que cuentan con Planes de Descontaminación Atmosférica que establecen exigencias, incluso, por sobre los mínimos establecidos en la OGUC, requisitos que están siendo resueltos en la actualidad en la implementación de estos planes”.

La Jefa de la Ditec añade que desafío se relaciona con el desempeño que ofrecen las ventanas, las que tienen un gran impacto en el riesgo de sobrecalentamiento; por ello, en algunos casos, es necesario incorporar estrategias de arquitectura o utilizar vidriados con atributos especiales para estos fines. “Se debe considerar además que, generalmente, las ventanas ofrecen una aislación térmica menor a la del resto de la envolvente, lo que supone un reto para el mercado que debe disponer de sistemas con un mejor desempeño en esta materia. Asimismo, un desafío importante es mejorar los atributos térmicos de los materiales aislantes, de tal manera de conseguir el desempeño esperado sin la necesidad de aumentar los espesores que tradicionalmente se utilizan en Chile”, afirma.

Aislación térmica de edificios

En el caso de la aislación térmica en edificios, Yves Besancon Prats, arquitecto, Past President de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), señala que ya no depende solo de una buena reglamentación que incentive a la preocupación de los inversionistas por obtener buenos niveles de aislación térmica, sino que se ha vuelto un asunto primordial mejorar el comportamiento energético de los proyectos yendo mucho más allá que lo exigido por la normativa. “Las razones son múltiples: desde conseguir cuantitativamente un ahorro importante en los consumos de energía para enfriar o calentar un edificio, hasta una real exigencia de los propios consumidores que son cada vez más informados respecto a mejorar los costos de operación de los proyectos, pasando por una cada vez mayor responsabilidad empresarial en la disminución del calentamiento global y la sustentabilidad”, explica.

El arquitecto sostiene que un buen ejemplo de ello es el Edificio de la Compañía de Seguros Security Vida, en Apoquindo con Augusto Leguía, en el cual se concibió una envolvente térmica que rodea todos los espacios habitables desde el primer subterráneo hasta el último nivel. Precisa que esta envolvente se constituyó mediante aislación térmica de Poli Estireno Expandido (EIFS) en diferentes espesores que van desde los 20 cm en cubiertas a 10 cm en muros de subterráneos y fachadas, y bajo losas del primer subterráneo. Agrega que además se utilizó lana mineral en 10 cm en los antepechos del muro cortina junto con una perfilería hermética y sin puentes térmicos con cristales de altísima performance térmica y coeficiente de sombreo inyectados con gas Argón. “Otro sistema innovador de la envolvente de este edificio es la ventilación natural que se proyectó mediante un sistema de ventanas accionadas por control centralizado free-cooling y que enfría el edificio durante la noche en el verano, aprovechando las ventajas del clima de Santiago con 15° a 20° de diferencia térmica entre el día y la noche. Esto permite que la demanda energética en las mañanas sea menor al necesitar menor consumo para enfriar el interior de los pisos”, señala.

Aislación acústica: Mercado local y nuevas tecnologías

Jaime Delannoy Arriagada, Dr. Ing. Acústica y Mg. en Didáctica Ed. Sup., Subdirector de la Escuela de Comunicación de Duoc UC, señala que es necesario distinguir entre aquellas soluciones acústicas que se encuentran reguladas de las que no lo están. Explica que en el primer grupo se encuentran las soluciones que dividen a las unidades de vivienda (la que separa a los habitantes de sus vecinos), las cuales se encuentran inscritas en un listado oficial del MINVU, existiendo actualmente 107 soluciones verticales y 78 horizontales. Para ingresar al listado se debe realizar un ensayo normalizado en laboratorio. En tanto, en el segundo grupo -el no regulado- están las ventanas, puertas, rejillas de ventilación y todo elemento que conforma la fachada de una edificación. “En este grupo existe una mayor flexibilidad y diversificación; pero al no exigírsele ni un descriptor específico de aislamiento ni un mínimo a cumplir, el mercado no ha sabido identificar el potencial que supone ofrecer (certificadamente) aislamiento acústico contra las fuentes de ruido externas”, comenta.

Por otra parte, en términos de los avances o nuevas tecnologías disponibles, destaca las mangas inflables y las ventanas acústicas con doble ventilación. Las primeras son “dispositivos que permiten lograr un alto grado de absorción acústica en sonidos de baja frecuencia. Diseñadas para ser usadas colgando desde el techo de grandes espacios (como gimnasios, multicanchas, piscinas, y recintos multiuso), esta innovación danesa fue mostrada en el reciente congreso internacional de acústica ICA 2016”. En cuanto a las ventanas acústicas con doble ventilación, sostiene que están siendo cada vez más usadas en Europa y que su diseño permite compatibilizar la obligatoriedad de ventilar la fachada de un espacio habitable con requerimientos de aislamiento acústico moderado.

Normativa y desafíos en el área residencial

Jocelyn Figueroa Yousef comenta que la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones establece requerimientos mínimos de aislación acústica solo a elementos constructivos divisorios entre unidades de vivienda, buscando asegurar la privacidad y proveer de protección contra ruidos generados por vecinos. Explica que si bien hoy las constructoras cumplen con estos requerimientos, hay que recordar que el confort acústico también depende del desempeño que ofrecen las fachadas, elemento que hoy no cuenta con exigencia acústica. “Considerando lo anterior, el Minvu está realizando un estudio que entregará información respecto de los parámetros de diseño que mejorarían el desempeño acústico de la edificación, considerando los elementos constructivos descritos en la actual reglamentación y otros que impactan en el confort acústico”.

Ahondando en este tema, Jaime Delannoy Arriagada sostiene que “para ruido aéreo -aplicable a los elementos verticales y horizontales- se exige acreditar un aislamiento mínimo de 45 dBA. Y para ruido impacto -que se aplica solo a los elementos horizontales- el nivel máximo de inmisión permitido de ruido, en la unidad de vivienda que se encuentra inmediatamente por debajo, es de 75 dB. Para demostrar el cumplimiento, se deben utilizar las soluciones inscritas en el listado oficial de soluciones del MINVU”.

Consultado por los desafíos pendientes en esta materia, Delannoy precisa que “existe consenso en considerar que se debe ampliar el alcance de la normativa actualmente vigente hacia un elemento fundamental de una vivienda: la fachada. Aunque sea difícil de creer, en la actualidad, ni las puertas, ni las ventanas, ni ningún elemento ciego de una fachada, debe cumplir con exigencia acústica alguna. Afortunadamente para el país, los diversos actores llamados a hacerse cargo de esta deficiencia, tanto en el ámbito público como en el privado, han manifestado un gran sentido de la responsabilidad política -los primeros- y empresarial -los segundos-; mostrando su compromiso para dotar a la población de una mayor y mejor información al respecto. Tales mejoras no podrán sino dinamizar positivamente el mercado inmobiliario de nuestro país”.

El experto concluye que “el Ministerio de la Vivienda ha encargado a una comisión de académicos, la cual tengo el privilegio de coordinar, también integrada por el Dr. Leonardo Meza de la Escuela de Construcción Civil de la PUC y por el Dr. José Luis Barros de la U. Austral de Valdivia. Esta comisión, junto a una mesa técnica amplia (público-privada), tiene la misión de proponer a la autoridad alternativas de mejoramiento a la normativa acústica vigente”.

Lee la nota publicada en EMB Construcción.