26/06 Aeropuerto de Santiago: las nuevas instalaciones que se entregarán la próxima semana

26 junio, 2014

La Tercera. 

El aeropuerto de Santiago fue diseñado para recibir a nueve millones de pasajeros cada año. Sin embargo, esa cifra se superó en 2012 y hoy más de 15 millones de usuarios transitan anualmente por la terminal, lo que mantiene la operación colapsada durante temporadas altas, con largas horas de espera para los pasajeros, y con un alto nivel de trabajo el resto del año.

Para dar una solución a corto plazo a este problema, la concesionaria SCL, a cargo de la administración del aeropuerto, remodeló las salas actuales y amplió las instalaciones para aumentar a 16 millones de pasajeros en tránsito al año la capacidad en infraestructura. Estas obras deberán estar habilitadas la próxima semana para todo público y, así, hacer más expedita la atención desde esta temporada alta de invierno.

Se trata de un paquete de obras por 70 millones de dólares que conforman la Fase 1: un nuevo embarque internacional remoto; la ampliación del sector de embarque nacional y la llegada de vuelos nacionales; un mejor sistema de manejo de equipaje, además de la ampliación del sector SAG y Aduana y el aumento de capacidad en Control de Emigraciones e Inmigraciones.

Los trabajos abarcan 7.700 metros cuadrados y la intervención de más de 21.500 metros cuadrados en áreas de tránsito, procesos y controles, lo que entregará una mejor distribución de los espacios de circulación de los usuarios en viaje, aumentando la capacidad en un 30%, con lo que se espera absorber la demanda antes de la construcción de la nueva terminal en 2019, a cargo de la concesionaria que se adjudique la relicitación del aeropuerto, proceso que está en curso.

Avance de las obras

Hasta ahora, un 98% de avance tiene el nuevo embarque internacional remoto, que es una nueva sala de 2.500 m2 y que cuenta con una capacidad para mil personas. Se ubica en el primer nivel del aeropuerto, incluyendo tres pisos adicionales y cuatro escaleras mecánicas, además de un ascensor para personas con discapacidad. En ese lugar, se podrán embarcar hasta cinco vuelos simultáneamente, abordando buses de último modelo para trasladar a los pasajeros hasta la losa donde esté estacionado el avión.

En el sector nacional, la ampliación de la zona de embarque, que considera la rotonda del sector oriente, tiene un avance de 85% y cuenta con una superficie de 1.500 m2, aumentando el espacio para seis nuevas máquinas de rayos X.

Pese a que estas obras se entregan la próxima semana, el sector donde se encuentran los locales comerciales del embarque nacional (cafeterías y farmacia) permanecerá cerrado para su remodelación.

La siguiente obra que permanece en ejecución, pero pronta a ser entregada, es la ampliación del sector SAG-Aduana, donde se aumentará la capacidad en un 50%, modificando la zona de llegadas internacionales para implementar 10 máquinas de rayos X.

Para hacer el paso de los usuarios por Policía Internacional más expedito, también se amplió la capacidad en la zona de Control de Emigraciones, dejando en 36 las casetas que cuentan con equipamiento de la PDI y siete espacios para máquinas de rayos X. La zona de Control de Inmigración, en tanto, contará con 35 casetas.

Una de las obras que se encuentran en operación desde enero pasado es el check-in Nacional, que con 11 nuevos counters permite atender a más de dos mil pasajeros por hora aproximadamente, ayudando a descongestionar la zona y la entrada de pasajeros para los vuelos domésticos.

Lucas Palacios, ex subsecretario de Obras Públicas, señaló que “fue un gran trabajo de coordinación público-privada, donde los pasajeros debieron soportar durante un año incómodas obras y desvíos. Este mes comenzó la entrega de las obras y la reducción de la congestión será evidente”.

Desde las líneas aéreas, el director de Operaciones y Servicio Chile de Lan, José Luis Rodríguez, señaló que son “muy relevantes todos los avances que se están realizando en materia de infraestructura aeroportuaria, tanto en Santiago como en regiones. Hemos trabajado de manera coordinada y colaborativa con la autoridad, poniendo a su disposición toda la información de interés y transmitiendo la importancia del cumplimiento de los plazos y el avance de los proyectos en curso”.

Pasajeros siguen en aumento

Durante enero de este año, más de un millón 600 mil personas viajaron en vuelos nacionales e internacionales, un 6,2% más de lo registrado el año anterior en la misma fecha.

En febrero, en tanto, fueron un millón 500 mil las personas que viajaron hacia distintos destinos dentro y fuera del país, mostrando un incremento de 4,2% respecto del año pasado (más de 160 mil pasajeros adicionales).

Las cifras de pasajeros y de vuelos van en aumento año a año, sobre todo en temporada estival, lo que hacía necesaria la ampliación de la principal terminal del país, la que en fechas como Fiestas Patrias y meses de verano se ve colapsada por la cantidad de pasajeros en sus pasillos del tercer piso.

Pero las cifras no sólo crecen en temporada alta. Entre enero y mayo viajaron 7.276.254 pasajeros en vuelos nacionales e internacionales, que comparado con el mismo período del año pasado representa un crecimiento de 4,1%.

Las próximas obras de ampliación y construcción de una nueva terminal internacional, que dejará la actual estructura sólo para vuelos nacionales, son la tarea que deberá cumplir la nueva empresa concesionaria, que se conocerá en octubre, tras el proceso de licitación en curso, y que se hará cargo del aeropuerto por 20 años.

La semana pasada, la Dirección General de Obras Públicas dio a conocer las bases de licitación para los interesados en el proyecto de ampliación y para la administración de la terminal aérea desde septiembre de 2015, fecha en que SCL termina su concesión, los que deberán tener experiencia en grandes aeropuertos, que manejen un flujo de pasajeros superior a los 15 millones, al menos, durante un año.

Mientras tanto, el Ministerio de Obras Públicas comenzará en septiembre de este año la reparación de una de las pistas de aterrizaje de aviones, la que debiera demorar al menos siete meses, para ser entregada a fines de marzo del próximo año. Las obras corresponden al reemplazo y reconstrucción de losas de hormigón, reposición de la capa de rodado de asfalto e instalación de luces de eje. El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, señaló al respecto que “Chile necesita nuevos estándares de conectividad aérea, tanto para crecer como por equidad”.