21/12 Vitacura dio tres meses más para analizar cambio al plan regulador y votarlo en concejo

23 diciembre, 2014

Ayer, vecinos que se oponen al proyecto se reunieron para mostrar cómo ensanchar la avenida San Josemaría Escrivá de Balaguer reduciría casi a la mitad el actual parque Lo Gallo.

Con huinchas a lo largo del parque y caballetes que simulaban el ancho de un puente, los arquitectos que colaboran con el movimiento “Salvemos el parque” mostraron ayer a los vecinos de Lo Gallo, en Vitacura, cómo quedaría el área verde si se ensancha la avenida San Josemaría Escrivá de Balaguer.

Tal ampliación, parte de un plan maestro que impulsa el municipio de Vitacura, implicaría quitar una franja al parque para construir dos nuevas pistas para vehículos y un puente sobre el río Mapocho que conectaría las calles Crepúsculo y Del Mirador.

Los vecinos se han opuesto tenazmente al proyecto, cuya materialización requiere cambiar el plan regulador de Vitacura. Por eso, ayer celebraron que en la sesión del concejo municipal de esta semana se haya pospuesto la votación de esa modificación.

“La asesoría urbana había determinado un calendario que terminaba el 28 de enero con la votación en el concejo del cambio al plan regulador y eso nos mataba, porque no había tiempo ni espacio para hacer audiencias públicas”, reconoció la presidenta de la junta de vecinos de Lo Gallo, Carmen Schmidt. Agregó que “ahora esa fecha se trasladó al 29 de abril”.

Los vecinos esperan que en los tres meses adicionales de plazo la municipalidad pueda mostrar los resultados de los estudios que hace unas semanas confirmó que haría la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) del Ministerio de Obras Públicas, para buscar un trazado alternativo que buscaría angostar el río Mapocho y así darle más espacio al parque.

También aguardan que en ese tiempo se puedan estudiar los costos de la propuesta del municipio, de la que haga la DOH y de lo que están pidiendo los vecinos, que es hacer la nueva vía en forma soterrada y que el puente se levante a la altura de la avenida Padre Hurtado.

“Los tiempos no estaban calzando. Faltaban audiencias públicas y recién la próxima semana se firma el convenio con Obras Públicas”, explicó el concejal de Vitacura Rodolfo Terrazas respecto de la decisión de posponer la votación. Advirtió, sin embargo, que “no soy partidario de casarme con fechas cuando se trata de este tipo de proyectos”.

Como hasta ahora el único proyecto conocido es el plan maestro del municipio, ayer los vecinos decidieron demarcar en el parque lo que este implicaría. “Quisimos hacer esta actividad para mostrarles a los vecinos cómo vamos a perder la mitad del parque si se hace lo que dice hasta ahora el único proyecto que ha mostrado la municipalidad”, explicó Schmidt.

Las líneas con las que delimitaron lo que serían la nueva calle, el bandejón central y la vereda sorprendieron a los vecinos. “El parque tiene entre 25 y 27 metros de ancho y estaríamos perdiendo 12 metros. Y esto en la parte más ancha (frente a calle Del Mirador), porque en otros sectores esto simplemente desaparecería”, afirmó la arquitecta María Angélica Torres, quien participó en el diseño del área verde.

El origen de la discusión

La alta tasa de motorización de la comuna (1,1 vehículos por habitante) y la necesidad de tener más conectividad con el resto de la ciudad fueron las razones que motivaron al alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, a buscar a un grupo de asesores para que ideara un plan maestro vial.

Este fue presentado a los vecinos en octubre pasado y volvió a poner en agenda el antiguo proyecto que ampliaba la avenida San Josemaría Escrivá de Balaguer con dos nuevas pistas.

Estos cambios -que requieren modificar el plan regulador de la comuna- no tuvieron, sin embargo, una buena acogida entre los vecinos del parque Lo Gallo, pues necesariamente implicaría reducir el área verde.

En el sector viven cerca de 4 mil familias que durante los últimos fines de semana han organizado recolecciones de firmas, marchas y distintas actividades para mostrar su rechazo. Ellos piden que el proyecto ocupe el lecho del río Mapocho y se combine con una vía soterrada.

Ante esto, el municipio inició un trabajo con el MOP para buscar una alternativa. Hasta ahora, la más viable sería restarle algunos metros al río para hacer allí una continuación del parque y que este no se vea perjudicado con las obras viales.

Fuente: El Mercurio.