17/01 Nuevos departamentos superan en tamaño a las casas, y llegan a 85 m2 de superficie promedio

20 enero, 2015

El año pasado se iniciaron las obras de 56.882 viviendas en altura. La cifra casi iguala a las casas. Según expertos, esta tipología cederá su supremacía en los próximos años.

verticalización

La vivienda en altura será, en el corto plazo, la modalidad predominante de residencia en el país, en desmedro de la casa con patio, que lentamente comienza a ceder terreno.

La conclusión se recoge del último informe de permisos de construcción realizado por el Instituto Nacional de Estadística y procesado por el Observatorio Habitacional del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

El documento evidencia que en 2014 se inició la construcción de 56.882 departamentos, una cifra muy cercana a las 58.712 casas que comenzaron a edificarse. Esta casi paridad es muy lejana a la relación de 94 mil casas y 25 mil departamentos que se iniciaban hace 10 años, en 2004. Y todo muestra que la balanza se inclinará crecientemente a favor de las viviendas en altura durante los próximos años.

De acuerdo al director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Vicente Domínguez, el fenómeno tiene causas comunes. “La tendencia clara es que la construcción vertical aumenta en desmedro de la edificación en horizontal, porque se privilegia la cercanía a trabajos, servicios, y no irse a extramuros de la ciudad por costos de desplazamientos. Es un fenómeno que se instaló en Santiago y sigue en Concepción, Valparaíso y, más lento, en ciudades del norte y del sur del país”, afirma.

Las únicas regiones que no se suman a la tendencia son Aysén y Magallanes, que no comenzaron a construir ningún departamento en 2014.

Una evidencia llamativa del informe es que la superficie promedio de los departamentos llegó a 85 m2 el año pasado, y superó por primera vez a la de las casas, que alcanzaron 81 m2. Este incremento es casi 20 m2 mayor que los 67 m2 que los departamentos promediaban en 2004, y se explica, fundamentalmente, por el auge de departamentos de lujo y gran superficie en Antofagasta (que tuvo un promedio de 115 m2) y las regiones de Tarapacá (96 m2) y Valparaíso (93 m2).

En cuanto al tamaño de las casas, la Región de Arica y Parinacota construyó residencias de 125 m2 en promedio, la cifra más alta del país. Le siguen las regiones Metropolitana (97 m2) y de Valparaíso (94 m2).

Para el decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo, Pablo Allard, el auge de los departamentos de gran superficie da cuenta del crecimiento económico y un cambio de preferencias en familias que optan por departamentos de grandes dimensiones, mejor localizados que las casas. “En el sector oriente de Santiago se está dando un fenómeno de metrajes de lujo de sobre 250 m2 que están siendo favorecidos sobre la vivienda unifamiliar del mismo metraje. Eso responde a que hay poca disponibilidad de suelo y que se privilegia la seguridad. Por otra parte, los desarrolladores maximizan la renta con un edificio de departamentos. Este tipo de viviendas las prefieren familias jóvenes o los llamados nidos vacíos, de parejas con hijos que ya se fueron a vivir solos”, afirma.

Allard estima que por estos motivos, el crecimiento vertical de las ciudades se acrecentará en los próximos años. Por ello, asegura que es necesario acoger mecanismos de densificación en planes reguladores que han comenzado a restringir crecimientos en altura, como las recientes modificaciones de Santiago y Providencia.

Lee el artículo completo aquí.