11/01 Las interrogantes urbanas que plantea la reforma de elección de intendentes

12 enero, 2015

Una serie de preguntas se formulan los expertos relacionadas con las competencias de las autoridades; entre ellas, sobre la nueva figura del gobernador regional.

reforma intendentes

El río Mapocho, en el sector de Providencia, luce como un parque de cierto nivel. Hay esculturas, la gente se sienta en el pasto y mira correr el agua del cauce. A unos pocos kilómetros al poniente, el césped no existe, sino veredas en mal estado y basura. Ninguna autoridad se hace responsable de dar un estándar uniforme a este hito histórico de Santiago.

La reforma constitucional presentada hace pocos días por el Ejecutivo propone, a través de la elección de intendentes y la figura del gobierno regional, precisamente un cambio en las competencias de ordenamiento en la ciudad, hoy radicadas en diferentes autoridades.

“Una de las complejidades de esta reforma es que si bien no va a haber descentralización efectiva sin elección de intendentes, tampoco va a haber descentralización efectiva con intendentes democráticamente elegidos, sin atribuciones y sin recursos”, dice el intendente metropolitano Claudio Orrego.

La modificación incluye, según anunció el Ejecutivo hace algunos días, el incremento hasta en el triple en los recursos para los gobiernos regionales. Actualmente, según Orrego, el gobierno regional solo tiene injerencia en el 10% de la inversión en la región, y el resto se realiza a través de los ministerios.

La dispersión de las responsabilidades en la ciudad es un tema que preocupa a los expertos. El ex presidente de la Comisión de Descentralización, Esteban Valenzuela, señaló algunos temas que hoy son manejados por los ministerios, cuando a su juicio deberían ser resorte del gobierno regional: “¿Qué hace el Ministerio de Obras Públicas a cargo de las aguas lluvias o las autopistas urbanas? ¿Por qué el Ministerio de Vivienda tiene que administrar el teleférico del cerro San Cristóbal? O el Ministerio de Transportes, ¿por qué se tiene que hacer cargo de una crisis en el Metro?”.

Al menos el Serviu, que hoy depende de Vivienda, sería traspasado al gobierno regional. El transporte también, pero aún no hay precisión de cómo.

Pese a lo planteado recientemente por el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, quien esbozó algunas competencias para estas autoridades, aún hay dudas.

La gerenta general del Instituto Libertad y Desarrollo, Bettina Horst, planteó que con la elección de los intendentes “no se observa que vaya a haber una mejor gestión” en la ciudad y que si el intendente fuera de un partido distinto del gobierno central, “se suma un actor más a la mesa, que va a tener que coordinarse, y con intereses que no siempre van a estar alineados”.

Para el presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Luis Eduardo Bresciani Lecannelier, quien es partidario de la elección de intendentes, “su creación implica que hay materias que hoy día son responsabilidad de los ministerios que debieran ser transferidas a los intendentes. (…) El desarrollo de grandes equipamientos, como los hospitales -que hoy depende del Ministerio de Salud-, son materias de carácter netamente regional y urbano que debieran estar bajo la exclusiva responsabilidad de los gobiernos regionales”.

El urbanista Iván Poduje plantea algunas interrogantes respecto de la figura del gobernador regional, que fue la novedad de la reforma. “Es mejor no inventar nuevas figuras, pero si ocurre, debe limitarse su accionar para evitar la duplicación de funciones”, opina.

Agrega que “si las seremis paran al gobernador regional, habrá que modificar sus atribuciones en casos como vivienda y urbanismo, que hoy elaboran los planes reguladores metropolitanos que serán de responsabilidad del intendente. De lo contrario, habrá duplicidad de funciones”.

Respecto del “Contrato regional”, que sería suscrito por el intendente con el Presidente de turno con respecto a la inversión, su análisis es que “debe precisarse (este documento), ya que podría limitar la autonomía del gobierno regional para formular planes potentes con sus nuevas atribuciones”.

La Subsecretaría de Desarrollo Regional no estuvo disponible para aclarar dudas sobre la aplicación práctica de la reforma.

Fuente: El Mercurio.